16 marzo, 2014

Yoga en la Ataxia

Hilda Pupo Salazar Para quienes padecemos enfermedades incurables sostenemos el futuro con una palabra clave: ESPERANZA, por eso quiero hablarles hoy de Mariela Góngora, una profesora de Yoga que llegó a nuestras vidas, marcadas por la Ataxia Hereditaria, para traernos un poco de sosiego. Ella se integró al grupo de científicos holguineros que llevan muchos años investigando la cura de esa enfermedad, y forma parte, a modo de prueba, de la rehabilitación de un grupo de pacientes escogidos para un ensayo clínico. Lo digo por experiencia propia: los ejercicios del Yoga y el carácter excepcional de mi profesora me han ayudado mucho, por eso aconsejo a atáxicos de todo el mundo: Practiquen yoga. ¿Qué piensa Mariela? ¿Cuándo comenzaste a aplicar el yoga en la Salud? “En el año 1997 lo comencé a utilizar como método terapéutico en el hospital de día para pacientes Neuróticos de nuestra ciudad de Holguín, obteniendo excelentes resultados en la rehabilitación de estos pacientes en la disminución de los niveles de ansiedad, el insomnio y la depresión. Al mismo tiempo utilice esta terapia alternativa en el tratamiento de las Adicciones, los trastornos del SOMA y el estrés. Con el objetivo de continuar mis investigaciones en el campo de la ciencia del Yoga y motivada y sensibilizada por la enfermedad de la Ataxia me traslado hacia el prestigioso Centro de Investigación y Rehabilitación de las Ataxias Hereditarias (CIRAH),dirigido magistralmente por el Dr. C. Luis Velázquez Pérez , para contribuiren la rehabilitación de los pacientes que padecen esta patología. Es así que el 5 de Febrero de 2013 comienzo a incorporar un programa de Hatha Yoga, previamente diseñado hacia las sintomatologías más frecuentes en el cuadro clínico de las SCA2, teniendo en cuenta que la práctica de ejercicios físicos constituye la única alternativa para atenuar el curso invalidante de esta enfermedad. En sus inicios comenzamos en la Colonia China y luego nos trasladamos hacia el museo Provincial La Periquera en el corazón de la ciudad, para posibilitar la accesibilidad de los pacientes para recibir la rehabilitación, por lo que deseo destacar el apoyo de estas instituciones culturales para desarrollar la actividad”. ¿Resultados que ves a cuantos impartes yoga? “Una de las actividades que más disfruto en mi vida es precisamente dar clases de Yoga, hasta en sueño me veo con mis pacientes y estudiantes compartiendo la enseñanza, me siento segura, y mis alumnos se muestran contentos y agradecidos por los resultados alcanzados en cada clase. La práctica del Hatha Yoga es un proceso de purificación y revitalización de todo el organismo, particularmente del sistema nervioso. Cuando terminamos una sesión se siente que brotan en forma espontánea y natural sentimientos puros y armonizantes, dejándonos un profundo sentimiento de paz y felicidad interior que se revierte en una armonía en las relaciones con nuestra familia, vecinos, compañeros de trabajo, amigos, y la propia naturaleza. Que beneficios ves la introducción del yoga en la rehabilitación de la Ataxia? Con la práctica de ejercicios de Hatha Yoga diseñados para la rehabilitación del paciente con SCA2 he podido observar beneficios al aumentar la conciencia sobre el cuerpo, en la reeducación de la respiración de forma regular y profunda dirigida hacia el abdomen, el mejoramiento del equilibrio y la coordinación, la marcha, las contracturas musculares involuntarias, el aprender a soltar los músculos tensos durante la relajación, a mejorar la postura, disminuir los niveles de ansiedad y depresión, a dormir mejor. Aunque el yoga no pueda curar la enfermedad, su práctica puede crear esperanza y aumentar la autoestima, la sensación de bienestar y hasta alimentar el optimismo. Además, cuando te sientes mejor como resultado directo de algo que tú has hecho, esto te otorga cierta sensación de control y responsabilidad sobre tu salud y tu calidad de vida”. ¿Qué tipo de yoga es el adecuado? “Quedan descartadas las prácticas fuertes que requieren grandes dosis de energía; se recomienda la práctica de Hatha Yoga de la escuela o línea del maestro Iyengar en sus versiones más suaves y restaurativas. La práctica deberá utilizar todo tipo de apoyos y soportes (bloques, sillas, correas, mantas, pared, etc.) para posibilitar el acceso a posturas que de otra forma quedarían excluidas. Resultan de gran utilidad las posturas restaurativas, que estiran los músculos de forma pasiva, a la vez que proporcionan una relajación profunda”.

1 comentario:

Luis Velázquez-Pérez dijo...

Muy buen trabajo, Felicitaciones Hildita por tan magistral reporte. Sin dudas cuando motivamos a esta maestra del alma y el espiritus que se llama Mariela sabríamos que causaría un impacto muy positivo en los pacientes que lo practican, porque esta técnica multiplica ánimos, moviliza energías positivas, resta espacio al pesimismo y estimula al sistema nervioso como parte de los mecanismos de neuroplasticidad. La practica del yoga ya es una herrmaienta más en función de quienes quieran mejorar su equilibrio físico y emocional, une al sistema neuroinmunoendocrino estimulando psicológicamente al ser humano y haciendolo consciente de que se puede mejorar y luchar contra esta enfermedad. No se deje abatir nunca. El secreto también está en la persona que lo dirija, en su conciencia, su pasión, su amor y eso le sobra a Mariela, convertida hoy en la maestra paradigmática que todos quisieramos tener para disfrutar de una armonía diferente. Luis Velázquez