11 agosto, 2014

Mensaje a jóvenes cubanos

Hilda Pupo Salazar No es ninguna casualidad que en los planes yanquis de ataques contra el país aparezcan el Zunzuneo, Conmotions, Piramideo… y otras operaciones secretas y oscuras con la utilización de las nuevas tecnologías. Si cuando Playa Girón emplearon bombas y armas de fuego y ahora han pertrechado a sus asalariados con computadoras, celulares y accesos a Internet, en un intento por soliviantar a la nación cubana, principalmente a sus jóvenes, evidencia que la labor de poseernos sigue en pie, solo perfeccionaron los métodos. La Sección de Intereses de Washington en la Habana (SINA), el llamado Cuartel General de Terrorismo contra Cuba, está muy activo. Ellos le dan mucha importancia a la promoción de ideas revisionistas y de descontento entre la juventud cubana, por ejemplo, en las casas de funcionarios estadounidenses organizaron varias reuniones con jóvenes opuestos al Sistema, para entrenarlos en la estrategia del golpe suave. En su táctica de ataques llaman golpe suave a la manera de intervenir de manera no violenta. Esta cuenta con cinco etapas, en la primera, llamada de ablandamiento, hay un desarrollo de matrices de opinión centradas en déficit real o potencial, promoción del descontento y el malestar, entre los que destacan: desabastecimiento, criminalidad, denuncias de corrupción, promoción de intrigas sectarias y fractura de la unidad. La segunda es de deslegitimación con manipulación de los prejuicios anti-comunistas (anti-populistas), impulso de campañas publicitarias en defensa de la libertad de prensa, derechos humanos y libertades públicas, acusaciones de totalitarismo y pensamiento único. Como tercera consideran la de calentamiento de calle con protestas, manifestaciones, no respeto a las instituciones y radicalizar la confrontación, la cuarta es una combinación de diversas formas de lucha y la quinta pronuncias militares., obligar a renunciar al presidente y preparar el terreno para una intervención militar. Eso es lo que sucede en Venezuela, en Cuba tratan de preparar el escenario, mientras tanto aplican otra táctica. Las instrucciones están dirigidas fundamentalmente a crear, mejorar e incrementar el trabajo de redes entre los estudiantes universitarios que se “oponen” al gobierno cubano. Esas indicaciones forman parte de una de las estrategias esenciales de la CIA: utilizar a los jóvenes para provocar un caos social y político, generar bajo las banderas de la no violencia disturbios de calle, provocar la represión mediante la realización de actos violentos e ilegales, la cual sería ampliamente divulgada por los medios internacionales, para justificar cualquier acción contra la Revolución, presentándola como un acto de justicia. Con tales antecedentes se multiplica la responsabilidad de quienes están llamados a preservar el Modelo cubano, porque a la lucha por el perfeccionamiento de la sociedad, traducido en un socialismo mejor, se une una batalla campal por salvarlo y ello no significa otra cosa que cuidar la soberanía patria. Es muy positivo tener presente que cualquier cambio aquí debe estar unido al factor trascendencia. Nada se planifica frontera adentro sin repercusión afuera y eso lo debemos a la propia existencia del Imperio y su tendencia geófaga con respecto a la Isla. Puede funcionar en otros lugares lo que no es factible en este bello Caimán. Como dijo Fidel, si a su generación cupo el derecho de empezar la Revolución, a los jóvenes le pertenece el privilegio de seguirla y ello significa inteligencia para obrar, analizar la conveniencia de cada paso y no entregar lo que con tanto sacrificio se construyó. Los yanquis están con la boca abierta y no dejarnos engullir es asunto nuestro. Ya Martí lo alertó, y una vez en Cuba los norteamericanos ¿quién los sacará de aquí?

1 comentario:

béatriz Gonzales dijo...

Mucha razón en todo ; a los nrte Américano hay que mantenerlos en la mirilla.